¿DOSCIENTOS DIECISÈIS AÑOS DE ESTANCAMIENTO Y AUSENCIA DE DEMOCRACIA?...

EL CALDERO DEL DEMONIO QUE DESMEMBRA EL PARTIDISMO EN CENTRO DEMOCRATICO

SUBORDINACIÓN SOCIAL ECONOMICA Y POLÍTICA

SEGREGACION RACISMO DISCRIMINACIÒN

EL CALDERO DEL DEMONIO QUE DESMEMBRA EL PARTIDISMO EN CENTRO DEMOCRATICO

SUBORDINACIÓN SOCIAL ECONOMICA Y POLÍTICA

Por: Fernando Ballesteros Valencia.    

¿DOSCIENTOS DIECISÈIS AÑOS DE ESTANCAMIENTO Y AUSENCIA DE DEMOCRACIA?…

Frente a la Carta Magna de 1.991 que en su texto como acuerdo social plantea la plurietnicidad y la pluriculturalidad como ejes transversales que nos definen como identidad; como factores que determinan la composición integral del territorio nacional insular, peninsular; las seis  regiones naturales, Caribe, Pacifico, Orinoquia, Amazonia, zona Andina San Andrés Providencia Santa Catalina los callos Roncador y Quita sueño en peligro por el litigio que los Estados Unidos de Norte América reclama en pleito contra Colombia, el Canal de Panamá no fue suficiente.

Ya en otras investigaciones y entregas periodísticas hablamos de las ocho Constituciones que han sido producto de las confrontaciones internas, lo que demuestra   la consolidación por las clases emergentes en lo regional como nacional, que proponían por los intereses particulares; en ello la división que destejía la cohesión social, cultural. Esa matriz de la cavernaria política apunta a como el desmoronamiento en relegar la cultura de los regionalismos era una punta de lanza de poder; este desmembramiento social era una herramienta de poder, “divide y reinaras” desde el miedo como pala de tumba. Desde siempre en la memoria de todas las generaciones “la guerra de los mil días” que despojo a las primeras familias, campesinos, las verdaderas, estas familias que son las responsables del trasegar por edificar país, verdaderas conquistadoras y edificadoras de país desde el campo, las veredas, pueblos, ciudades intermedias y final mente, son la suma de la estructura administrativa que esta representada en las ciudades, hoy el país que somos.

Los partidos, como su nombre lo denomina “partieron”, dividieron la función política de esa herramienta teórica social;  los políticos si son responsables de la división del país, que somos; es histórico, hay dos países uno que trabaja el día a día, y edifica la nación , el segundo el político que es corrupto, paramilitar, narcotraficantes, segregador y generador de todas las violencias;  las divisiones partidistas determinadas por la violencias liberales y conservadores, profunda mente repasado en la memoria de nuestros bisagüelos, ágüelos,  escrito en todos los libros de historiadores honestos; la historia de sangre y fuego a la que condenaron el país.

Ya lo describía Gabriel García Márquez en solo un periodo o al menos en uno de sus capítulos “Cien años de soledad” son más de doscientos años de divisiones por el poder. Un poder de concentración de la riqueza en pocas manos, de las tierras productivas monopolizadas, de la venta de regiones estratégicas geopolítica mente y económicamente vitales como el Canal de Panamá, el área marítima de  plataforma continental, la Amazonia como campo de supra explotación minera, ganadera,  y exterminio del bosque húmedo;  allí se fundó, el modelo ideal a justificar el caldo de cultivo de las guerrillas como fórmulas paramilitares fundantes de los partidos políticos; por el otro, los nativos – indígenas y campesinos que fueron empujados a la sin salida de la violencia partidista.

La consigna de los partidos a ultranza era empoderar, concentrar riqueza, concentrar la tierra; más que terratenientes, que señores feudales, era una saciedad minoritaria por igualarse al modelo imperante en Europa, Norte América, reyes, principados, conquistadores, colonizadores a sangre y fuego, a partir de ese modelo se expoliar al mundo; se repartió el planeta y culmino a países como Colombia al “apartheid” de países para explorar sus riquezas, no transferir tecnologías, ni conocimiento científico y menos riqueza por su potencial de la sobre explotación de la riqueza; sin la que ninguna potencia mundial hoy lo habría logrado su posición dominante, la del ahora.  En ello participaron los partidos políticos, sus representados, presidentes desmembraron la gran Colombia del padre fundador Simón Bolívar; vendieron el departamento de Panamá, el Canal de Panamá, desde entonces el pleito de EEUU por las islas de San Andrés, Providencia, islas y parte del océano de Colombia.

En ese orden, la regionalización, es el reflejo de un apuntalamiento de división y de concentración política del poder económico que empuja a millones a la pobreza,  de la Cartagena de la esclavitud, al corralito de la concentración y la riqueza dentro de la ciudad amurallada, Barranquilla de Puerto marítimo y concentración del desarrollo en la comunidad Judía, Antioquia la primera en declararse en independencia y todo el poder en el llamado Sindicato Antioqueño, un modelo de monopolio y riqueza a ultranza, Cali de la concentración de riqueza por los ingenios azucareros a partir de la miseria de generaciones no solo de mujeres como empleadas  del servicio doméstico esclavas negras; campos azucareros más cercanos a un esclavismo moderno imperante y cuyos registros estadísticos la definen como una de las regiones Latinoamericanas de mayor registro de violencias, lo que se reflejó en los estallidos sociales, que escalan cambios de fondo estructurales en derechos humanos, en derechos civiles, esta social de derechos. Las explosiones sociales  empujan los muros de la represa social  “una guerra civil”;  el departamento de Nariño como el modelo a ultranza de burla, chistes segregacionistas “Pastusos” alrededor ellos una suma que busca por de bajear sus identidades su cultura; de allí a Bogotá el modelo a seguir el país construido desde el centro que le da  espalda al resto del país, mientras los países se desarrollaron a partir del agua,  de Españoles conquistadores, esclavistas, a criollos resentidos que “ni chicha ni limonada” producto del mal trato, la segregación de generaciones de indios – indígenas, negros – mestizos, criollos, final mente traicionaran los principios éticos y morales, sociales de identidades  comunes, la fundación del país  fue llevada al paredón, traicionaron; al punto de llevar al fusilamiento a mujeres, hombres lideresas y lideres de la Revolución del 20 de julio de 1.810.

Ese el sancocho Santafereño, era la herencia histórica de los partidos políticos, sátrapa, vendidos y bandidos que, a sangre y fuego, impusieron el miedo y el terror en todo el territorio; llevaron a pueblos enteros a la pobreza, desde los Palenques luego del asesinato de Benkos Biohò, después de firmar el primer acuerdo de paz, el costo su descuartizamiento. La matriz, hoy se perpetua, toda líder o líder que osara reclamar derechos del hombre, hoy derechos humanos, derecho a la propiedad privada del indígena, campesino, es en el mejor de los casos asesinados; pasar por  las bayonetas, fusilarlos por los pelotones del ejército, la policía, paramilitares, bandas criminales, y todo otro epíteto que se inventaran a fin de no ser identificados nunca como asesinos, terratenientes,  señores feudales, ganaderos, parapolíticos, narcotraficantes o políticos con disfraz de representes del poder político de empresarios, multinacionales o gobiernos extranjeros, y que premian dudosa mente con cargos ejecutivos, directivas de juntas directivas, académicos una vez cumplieron las agendas ejecutivas de multinacionales en Europa, Estados Unidos.

De esta suma de errores históricos, se ha tejido a retazos la sub cultura mafiosa de Colombia. Por otro lado, ha avanzado el país de los hacedores del campo, de veredas, de edificadores de pueblos y luego convertidos en ciudades intermedias, los verdaderos conquistadores de la nación que se levantan a diario a pesar de las adversidades que se han impuesto por la matriz del miedo.

Pero no solo somos calamidades, somos una potencia mundial de la vida, ambiental, tierra, agua, aire, especies, riquezas minerales, potencia biológica para la medicina del presente y del futuro del mundo, la reserva alimentaria de la humanidad, somos el realismo mágico del nuevo mundo contemporáneo pos- moderno Bio-ambiental, tierra, agua aire de la vida.

No podríamos colocar un punto aparte, más; este artículo, sin decir que aun caminan a pasos gigantes avasalladores la continuidad del oscurantismo, de un país conservador mal interpretado por castas políticas excluyentes tan críticos y explicables; que empuja un pate de la sociedad a la radicalización, a elevar los antivalores del racismo de la negación. Todo el país, sin exención marcho, marchara en contra y votaron contra los antivalores que buscan condenarnos a doscientos dieciséis años más de ostracismo; el dialogo progresista, la comunicación que media desde la razón, en equilibrio social con equidad e igualdad, justicia; desmontar de la matriz en particular a la del discurso de seguir empujando la confrontación partidista, pasional del país. Las olas son por tormentosas pasivas al arribar a las playas, el tsunami social en el mundo es indetenibles.  El cambio es ahora.

Del discurso social, del extermino partidista, social, de lideresas y lideres, de la agresión física, de la agresión verbal, de la grosería en suma de la matriz de la tiranía; la esfera de la opinión pública, en otro de los frentes de la matriz, la informativa;  naciente  en los medios corrió la noticia de la señora que reclamaba  en protesta de Centro Democrático se “reviera al asesino y paramilitar Carlos Castaño”, una señora mayor de edad propietaria de una miscelánea que se refería a la primera vicepresidente de Colombia y negra como un “simio”, y añadía,  “a un comunista un tiro en la nunca y arrojarlo al rio”, hoy la fiscalía le señala posible mente  cárcel y una multa de no menos de trece millones de pesos, como miembro de Centro Democrático, al igual que en otras marchas como, “levantaba a improperios a un joven” que nos se identificaba como partidario de ese partido; gracias a que era detenido por otra persona, según se observa en la imágenes de video grabadas, seguía mente le expresaba   “si no le daba bala”, a lo que se sumaba groserías no propias para un escrito; las leyes llegan al rescate del respeto;  la legislación habla de los comportamientos racistas como actos de segregación o actos de hostigamiento, daño moral a una persona o grupo de personas por su raza.     

Solo a fin de citar, hechos, todos grotescos que exacerban, ante salas de guerras de más de doscientos dieciséis años. Por otro lado, en paralelo al párrafo anterior de la Cartagena de la esclavitud, ciudad amurallada que excluye a los sectores sociales, los negros segregados y destierro a propios a los rincones de la pobreza, arrastrándolos a la pobreza los palenques, la contaminación de los océanos sus costas, su agua, marchita sus costas con desechos de carbón sin control ni ley. Políticos, representantes, concejales, artistas denominado populares, les es natural hablar y señalar con mentiras, injurias, caricaturizar, hacer daños colectivos a comunidades negras, con exclusión, segregación maltrato y hasta esclavismo moderno que se hace visible en revistas de poderosos empresarios nacionales y no menos peor por cuerpos diplomáticos extranjeros militares que prostituyen y hacen de esa ciudad un prostíbulo de la miseria.

Barranquilla del desarrollo en la comunidad de la riqueza para unos pocos; el DANE Departamento Estadístico desconoció en 2.018 al 30% de los afrocolombianos.   

Antioquia la primera en declararse en independencia y todo el poder en el llamado Sindicato Antioqueño un modelo de monopolio y riqueza a ultranza. Una sentencia de la Corte Constitucional. Los daños irreversibles de la aplicación del derecho a las comunidades, explican la inaplicabilidad de las políticas publicas que es el mecanismo a través del cual se orientan los recursos públicos para la sociedad, el estado haciendo invisible a las comunidades, es un estado fallido.    

Cali de la concentración de riqueza por los ingenios azucareros a partir de la miseria de generaciones no solo de mujeres como empleadas del servicio doméstico y campos azucareros más cercanos a un esclavismo moderno imperante. Fotos de portadas de una revista española; clasista, enfocan la riqueza, utilizando, como estatuas a mujeres negras, en primer plano las amas esclavista ricas; fotos en Cali en el llamado Beverly Hills de esa ciudad del sector rico. Colombia 2.021 más de cinco millones de personas negras nos ubican como el segundo país de Latinoamérica con la mayor población negra; ha sido cerca de la mitad desaparecida por el estado el “DANE”.  50% de la población afro pobre está por debajo de la pobreza del resto de los pobres del país en el campo, 35% carece de agua; el apartheid oculto de Colombia, en el mundo de los pueblos que se emancipan, que caminan el cambio por la vida contra las posibles asomos del exterminio de la especie humana por la contaminación de la tierra, extractivismo a ultranza,  el agua,  contaminación de las fuentes hídricas, tres océanos de plásticos, el aire,  infestados de químicos y contaminación a todo nivel;   sociedades, países continentes expoliados por los poderosos países de la guerra;  de los llamados países  del tercer mundo, sub desarrollados, hacer del planeta tierra un campo de concentración de pobres;  sumidos en la  guerra de la segregación social, de clases, estratos, humillación a partir del miedo como racismo en un estado sin garantías es el racismo estructural de las elites del poder.

El departamento de Nariño como el modelo a ultranza de burla, chistes segregacionistas “Pastusos” alrededor ellos una suma por de bajear sus identidades, su cultura.

De allí a Bogotá, el modelo a seguir el país construido desde el centro que le da la espalda al resto del país, un espejo del conquistador español, conquistadores, esclavistas, llevado a la subcultura de los criollos, blancos, ricos, poderosos, resentidos que “ni chicha ni limonada” o al mejor estilo “Usted no sabe quien soy yo” de más de siete millones de mujeres negras hay dos ejecutivas, sin representación en los empleadores, ni miembros de juntas directivas. En la capital de Colombia es claro la división geográfica al norte los ricos, al sur los pobres miserables, y encima un relleno sanitario sobre sus casas y en las praderas del paramo más grande del mundo, cuando el mundo clama por agua, Europa, Estados unidos pueblos sin agua para la vida, cuando el agua de Colomba ya cotiza en las bolsas financieras de Norte América y los lixiviados en las aguas subterráneas…  

Superar sofismas, prejuicios, desconocimiento, el racismo, los negacionismos, la animalización de los seres como especie humana que somos, el clasismo, derribar los estratos sociales prohibidos por las Naciones Unidas; asumirnos como una cultura pluriétnica y multicultural, la genética, la identidad, son la suma de lo que somos colectivamente como país, “Somos porque existimos”.

Superar la guerra, el narcotráfico, la corrupción de una clase política impune por sus delitos históricos.

Por: Fernando Ballesteros Valencia

Centro de investigaciones en Comunicaciones para Iberoamérica C.I.C.I.

Agenda Publica A.P.  

Goles en Paz

Corresponsales de paz